La leyenda del niño del bote

Se cuenta que en una finca que se ubica en Calle Galeana 1976, Vivía un matrimonio con su pequeño .

Hubo un tiempo en que el pequeño se mostraba con miedo y preguntaba a sus padres 

-¿Quién juega y llora en la azotea todas las noches?-,

los padres no le tomaban  importancia, y decían:

 -puede de ser un gato ¡duérmete!-,

El  niño despertaba a media noche, con miedo, porque sobre el techo de su habitacion se escuchaban lamentos, y el sonido de una lata rodando  de un lado a otro.

Les pedia ayuda a sus padres, pero estos desde su habitación le ordenaban volver a dormir.

Intentaba dormir con ellos, pero también se lo impedían.

En una ocacion, el matrimonio fue despertado a mitad de la noche por un grito increible de terror proveniente de la habitación del pequeño, y después de eso no pudieron encontrarlo por ningún lado.

Avisaron a las autoridades y al siguiente día, al volver a casa después de un largo día buscando a su hijo, ven un bote atado con un lazo colgar de la azotea.

Con algo de enojo el hombre sube a la azotea, y ve otro bote tirado sobre el techo de la recamara de su hijo, al acercarse ve a su hijo en un rincón, sentado en cuclillas, abrazando sus piernas, tiene el cuerpo totalmente arañado y su rostro muestra un gesto de infinito terror…¡Sin vida!.

El matrimonio se mudó, pero en su nuevo hogar, a media a noche los despertó el sonido de un bote rodando en la azotea, y parado frente a su cama, vieron a su hijo diciendo:

 -Me asusta el ruido de allá arriba-.

Después de eso no lo volvieron a ver, pero cada año en el aniversario de su muerte, se escucha el ruido del bote y el llanto del niño.