La historia de John Wayne Gacy ( inspiración para la novela de ESO y Pennywise )

Cuando Stephen King escribió la muy reconocida novela  "ESO", allá por 1986, no escribía al azar.
La historia que inspiró al genio ocurrió, y puede que sea incluso más oscura que la del payaso de Pennywise, que ha visto su remake en 2017.
¿Le temes a los payasos? Esto no es para ti.

Él era John Wayne Gacy, un simpático animador de fiestas infantiles que trabajó en la profesión del entretenimiento durante muchos años en la década de los 70, tantos que incluso llegó a ser reconocido en el gremio. 

De hecho, entre sus logros dijo conocer a Rosalyn Carter, futura primera dama de aquellos años.

Algo que no pasaría sin ser notado más tarde.
Entre 1972 y 1978, el payaso asesinó y violó a 33 niños, aunque él mismo dijo que fueron al rededor de 45, todo bajo el seudónimo de el payaso ‘Poogoo ’ en Cook County, Illinois (USA).
Su historia es igual de terrorífica que sus actos:
 Agredido por su padre, con una familia disfuncional y un abuso que lo marcaría por toda la vida, desde los 6 años.

Cuando toda la historia se hizo publicá, los vecinos siempre decian que era el vecino perfecto, del cual nunca hubieran imaginado que fuera un homicida.

Casado y con un trabajo amable para quienes lo conocían, su historial comenzó en 1967 cuando abuso de un niño de 15 años llamado Donald Voorhees, el cual le llevó a prision por diez años, condena que nunca cumplio ya que obtuvo la libertad condicional a los 18 meses de su estancia en la carcel.
Al quedar libre, comenzó con su empresa de contratistas, la cual le acercaba a sus jóvenes víctimas. Su modo de operar siempre fue el mismo el confeso, “Los mataba por error, pero sentía placer una vez que lo hacía”. 

El sótano era su cementerio, siempre guardaba los cuerpos sin vida de sus víctimas. 
Fue descubierto casualmente y rodeado de misterio, ocurrió cuando Robert Piest, niño que asistió a su casa interesado en un trabajo que ofrecía el mismo, fue a visitarlo pero nunca regresó a su hogar. 

Su madre dirigió a la policía tras la pista del payaso, quienes desenterraron su pasado de pedófilo. 
Tras una inspección de su morada, toda su maquiavélica obra asombró a la sociedad y medios, algo que se potenció tras salir a la luz la foto con la primera dama.
Tras numerosos juicios, fue inyectado de forma letal en 1994. 
Aunque tras la muerte de este, se volvió a registrar su casa con graves sospechas de que algo seguía allí oculto.
 De los 33 menores abusados y asesinados, 26 fueron hallados en su casa y cinco en un río cercano donde arrojaba sus restos.
Como dato curioso quedó el hecho de que era un asesino en serie fuera de lo común, ya que tras alegar sufrir demencia antes de ser inyectado, se descubrió que su perfil psicológico no encajaba con la de la mayoría de los seriales conocidos hasta el momento. 
¿Qué pudo pasar por su mente para acabar con esta cantidad de infantes tras un maquillaje de payaso?
Solo el lo sabra pero ya esta en otro sitio nos quedaremos con la duda